Emprendedores

Santiago Vinelli, un graduado de Administración de Empresas y cantante profesional

11 de octubre de 2019

Santiago Vinelli es graduado en Licenciatura en Administración de Empresas de la promoción 8. Es cantante profesional y docente, con una trayectoria de más de 10 años. Se formó con grandes profesores de Alemania y de Argentina como Alejandro Sewrjugin del Teatro Colón. Interpretó varios roles en importantes teatros y realizó conciertos en Munich, Alemania y Santa Margherita, Italia.

 

¿Siempre estuviste seguro de que te querías dedicar a la música?

Desde chico estuve relacionado a la música, estudié algo de piano, saxo y creo que en tercer año de la secundaria empecé a estudiar canto. Claramente era lo que más me gustaba. Recuerdo que mi profesor de saxo me decía: "cuando te cuesta una frase musical con el saxo la terminás cantando, me parece que eso te gusta más…", resultó profético. Recién en segundo año de la facu me di cuenta de que quería estudiar canto formal y profesionalmente.

¿Cómo surgió la idea de formar un coro en la Universidad?

Siempre me sentí inclinado a gestionar proyectos musicales. Un coro en UdeSA sonaba como un paso muy natural. Creía que le haría mucho bien a parte del alumnado poder canalizar sus inquietudes artísticas en un coro. Presenté la idea y prendió. Por suerte siguió unos años después de que egresé. Ojalá se vuelvan a hacer proyectos musicales o, incluso, llevar algo de ópera. Creo que puede motorizar la creatividad en el alumnado, es necesario alimentar la fantasía creativa para estimular el pensamiento lateral.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos luego de graduarte? ¿Ya tenías planeado ir a Alemania?

En las primeras vacaciones de verano de la facu, luego del primer año, usé las vacaciones para ir a Alemania a estudiar con el que había sido el maestro de mi maestra de ese entonces. Me pasé las vacaciones estudiando con él y, al cabo de ese tiempo, me dijo: "cuando te recibas venite a Alemania, yo te beco y te hospedo". No sé si pensó que me iba a olvidar de sus palabras, pero una semana después de defender la tesis estaba llegando a München. El profe cumplió su palabra por unos meses, pero se tornó claro que no era el maestro para mí. Sin saber qué hacer y casi de casualidad, conocí a otro maestro con el cual sigo vinculado al día de hoy. Con el paso de los años fui dos veces más a tomar clases intensivas con él.

Es un tema encontrar un maestro de canto. El aprendizaje es un proceso muy artesanal, somos nuestro propio instrumento y encima estamos atravesados por nuestras emociones y vivencias. Ya de por sí son pocos los maestros/as realmente calificados y que sepan enseñar. Y a eso se le suma que tenemos que lograr establecer un vínculo de respeto, debemos lograr que el alumno crea en el maestro para que haya transferencia de conocimientos y transformación del proceso de emisión vocal. Cuestiones tan fundamentales para el canto como son el apoyo, la colocación, el giro, el manejo de las voces (pecho, cabeza, falsete, mixta) y sus pasajes, todos conceptos que en la teoría son sencillos de comprender pero a la hora de aprehenderlos con el cuerpo es un proceso mucho más difícil. Como suelo decir, cantar bien es simple pero no es fácil.

Teniendo en cuenta que no venís de una familia de músicos, ¿cómo influyó tu experiencia en UdeSA para que posteriormente te dediques a la música?

Es cierto que no vengo de una familia de músicos profesionales. Es decir, mi abuelo, mi tío abuelo, mi tío, varios estudiaron y cantaron ópera de manera amateur. Incluso mi papá estudió guitarra clásica, tenía un grupo de folklore de chico y mi mamá tocaba muy bien el órgano, pero sus vidas profesionales fueron por otros caminos.

Creo que UdeSA me enseñó a resolver problemas, y querer vivir de la música en Argentina es un problema. Bueno, no sé si un problema pero, sin dudas, es un desafío. Querer cantar bien y querer ser un buen maestro cuando tenés conciencia de lo que te costó encontrar uno.  

Para finalizar, una recomendación de algún libro, charla TEDx, cuenta de red social, podcast o referente que admires.

Es difícil encontrar uno. He recogido enseñanzas y mensajes de muchas personas, libros y charlas. Como referentes musicales tengo una larga lista de grandes barítonos y cantantes de música popular. Personas que salieron de entornos social y económicamente precarios, y se abrieron paso en la vida artística. No es fácil ser músico profesional y menos en países en los que cuando te preguntan a qué te dedicas y decís "soy cantante y maestro de canto" te responden "¿y de qué trabajás?". "PLOP" diría Pepo (Condorito). Se me ocurren dos frases o ideas en este momento: Bruno Mars, en una entrevista, dijo algo así como que antes de ser famoso no le importaba dormir en el sofá de sus amigos porque la felicidad la llevaba consigo estando junto a su música, y Will Smith cerró una charla afirmando que las mejores cosas de la vida están detrás de la barrera de los miedos. La vida es muy corta como para que su fin no nos encuentre haciendo lo que amamos o, en su defecto, intentando entender qué es lo que amamos. Creo que los recuerdos o marcas que más atesoro son las que me dejaron grandes maestros/personas con las que tuve el privilegio de formarme a lo largo de mi vida y con algunas incluso tuve el enorme placer de compartir escenario.

Yo he tenido la suerte de cantar como solista en las principales salas argentinas, tanto como cantante lírico como en mi faceta de cantante de música popular (tango entre otros estilos) y tengo un grupo de alumnos/as hermoso. Y deseo que la vida contenga algunos capítulos más aún para seguir haciendo cosas enriquecedoras con la música.

 

Lo podes encontrar en:


 Comentarios

La novedad aún no tiene comentarios. ¡Sé el primero en comentar!

Para dejar su comentario, primero debe ingresar con su cuenta.

Conocé nuestro día a día

    Queremos estar cerca

    desarrolloprofesional@udesa.edu.ar
    conectar@udesa.edu.ar
    +54 11 4725-6960 / 7052 / 7046