Desarrollo Profesional

Habilidades blandas en la cancha y en tu carrera profesional

07 de junio de 2021

Las disciplinas deportivas reflejan tu personalidad y te ayudan a crecer en tu camino profesional.

Fútbol, golf, natación, voley y tenis son algunas de las tantas disciplinas que el área de Deportes, ofrece a toda la Comunidad de la Universidad de San Andrés.

Desde el 2020, el área realiza diferentes actividades virtuales -principalmente en zoom y su cuenta de Instagram- para mantener una continuidad deportiva que haga frente al encierro, el sedentarismo, el estrés y la ansiedad ocasionados por el contexto actual.

Teniendo en cuenta esto, la salud física y mental es, claramente, el principal bastión de las actividades deportivas pero hay otros beneficios que impactan en quienes las practican: el deporte, además de brindar salud, favorece el desarrollo de habilidades blandas. 

Relaciones interpersonales e inteligencia emocional, dos grandes conceptos

La capacidad de relacionarse y la inteligencia emocional son dos conceptos que engloban una gran cantidad de valores y aptitudes que el deporte puede aportar y que el mercado laboral busca.

“Trabajamos a través de los valores. El más destacado es el compromiso con el deporte pero, aún más importante, con el equipo: no faltar a los entrenamientos y cumplir con las reglas [...] El equipo tiene un objetivo en común y para lograrlo deben trabajar en conjunto”, afirma Liliana Moreno, directora de Deportes, y agrega: “otro valor que es fundamental es el autocontrol [...] se preparan para lidiar con la frustración y la impotencia, controlar las emociones y mantener el respeto hacia otros” cuando algo no sale como se esperaba.

Tanto en el deporte como en el ámbito laboral, la inteligencia emocional ayuda a gestionar las emociones, sobrellevar la frustración, mantener la asertividad en la comunicación y el respeto hacia compañeros, líderes y jefes. Actualmente se habla mucho sobre este concepto y la importancia de su desarrollo. Para ahondar un poco más en el tema recomendamos el  webinar gratuito de Maxi Hapes, graduado de nuestra Universidad, donde cuenta las claves del manejo de las emociones en el ámbito laboral.

Las relaciones interpersonales van de la mano del anterior concepto y suma, entre otras, la habilidad de trabajo en equipo. Ya sea que practiques fútbol o tenis, cada puntaje obtenido también va dirigido a la Universidad, por lo tanto, aunque se realicen disciplinas individuales el impacto va más allá y se colabora con el grupo. Esta forma de trabajar también es fundamental para conseguir objetivos en el mundo laboral: los grupos interdisciplinarios funcionan en tanto y en cuanto pongan en juego sus diferentes visiones y fortalezas en pos de conseguir un resultado. En el medio puede haber discrepancias que dificulten la relación entre compañeros y, por ese motivo, resulta necesario saber negociar una postura, mantener el buen trato, gestionar las emociones negativas y lograr un acuerdo mediante la confianza y la comunicación entre los integrantes.

En la cancha y en el trabajo, el deporte habla de vos

Liliana cuenta que en voley hay un graduado que empezó a jugar hace 25 años en la Universidad y sigue estando como capitán. “Es una persona que sabe llevar al equipo, es un líder en la cancha y en su vida profesional.” Por otro lado, en situaciones donde había que seleccionar un nuevo profesor/a, han incorporado a los capitanes/as de los equipos en la toma de decisión. Esta habilidad, junto al liderazgo, son claves para quienes se ven trabajando como jefes/as y líderes en sus trabajos o en sus propios emprendimientos.

Siguiendo esta línea, la organización, disciplina y perseverancia también son aspectos necesarios ¿Cómo se practican estas habilidades al realizar deporte? Los jugadores/as deben organizarse para poder rendir bien en las clases, en el trabajo y en la cancha, hacerse tiempo para viajar y participar en torneos; en pocas palabras, mantener una rutina o comportamiento sostenido en el tiempo que cumpla con sus múltiples objetivos. 

Un ejemplo de ello también son los estudiantes que ingresan bajo el Programa Deportistas de alto rendimiento. Estos jóvenes entrenan arduamente para competir en torneos internacionales y, aún así, estudian con este programa que brinda flexibilidad sin bajar la exigencia académica. 

Por lo tanto, se puede decir que la capacidad de organización, planificación y gestión del tiempo, adaptabilidad al cambio, resolución de problemas y proactividad son algunas de las habilidades que se desarrollan, en mayor o menor medida, en quienes practican regularmente un deporte y son las que, a fin de cuentas, hablan de uno/a mismo/a en el ambiente laboral.

¿Cuál de todas estas y otras habilidades reconocés en tu forma de ser y cómo se traducen en herramientas para transitar tu camino profesional? Si te interesa desarrollar estas habilidades, tené en cuenta que el deporte es una de las tantas formas para practicar y sumar aptitudes que te ayudarán a trabajar mejor.

Otro beneficio: el networking

Como las actividades deportivas están abiertas a toda la comunidad de la Universidad, formar parte del equipo o participar en los entrenamientos te va a servir para socializar y conocer una gran diversidad de personas. Estudiantes de grado, de posgrado, de intercambio, recién graduados, graduados de hace varios años y staff de la Universidad se unen para, en conjunto, entrenar un deporte individual o grupal.

“Al ser tan diversos los grupos, los más chicos piden asesoramiento a los más grandes. Se ayudan muchísimo, no sólo desde la cancha, sino también desde lo académico hasta en lo laboral”, afirma Liliana y agrega que “muchos han conseguido trabajo de esta forma,” ya sea por recomendación de una oportunidad laboral que se ajusta al perfil, por la posibilidad de emprender un negocio o trabajar en conjunto.

Estos resultados de la red de contactos, en parte, responden al hecho de que se conocen tal cual son en la cancha: saben cómo se desenvuelven frente a la presión, cómo se manejan con otras personas, si tienen liderazgo, si trabajan en equipo, etc.

El networking no es sólo Linkedin. El networking es la construcción de una red social entendida como una estructura compuesta por diversos actores relacionados entre sí donde tu conocimiento puede ser de utilidad para el otro, y viceversa. Un equipo deportivo es un grupo social, una forma analógica de generar contactos valiosos que se ayuden mutuamente.

¿Cómo se traducen el deporte y estas habilidades en el CV, Linkedin y entrevistas?

La información sobre deportes se pueden poner en una sección aparte que esté al final como “Otros intereses y habilidades” o “Actividades complementarias”. Allí podés escribir qué deporte realizás, si sos capitán/a, si ganaste algún torneo o competencia, si sos parte de un equipo o practicás un deporte individual, si entrenás hace tiempo u otra información relevante al respecto.

Antes de incluir el deporte en tu CV y Linkedin, primero deberías ver si ese dato resalta tu perfil. Para esto buscá información sobre la organización y prestá atención a los requisitos: si la oportunidad requiere, por ejemplo, liderazgo y en el equipo te desenvolvés como capitán/a, incluir el deporte es una buena forma de destacar tu perfil frente al resto de los candidatos, sobre todo si tenés poca experiencia. Otros puestos pueden solicitar trabajo en equipo, otros proactividad o constancia. Prestá atención a estos aspectos y decidí en función de ellos.

Si en tu caso ya tenés experiencia laboral, antes de las habilidades que refleja el deporte, seguro tenés experiencias específicas que hablen de lo mismo y sean exclusivamente del ámbito laboral. Recordá que en un CV y Linkedin tu experiencia laboral se debe contar con hechos concretos y logros obtenidos desde tu puesto ya que no se recomienda que se ponga una simple descripción de tareas. Pero, si consideras que el deporte que realizás y tu desempeño en el mismo hablan sobre cualidades que suman valor a tu experiencia laboral frente a un puesto de trabajo y otros candidatos ¡adelante! En el armado de CV no hay reglas estrictas.

¿Y las habilidades? Se ven reflejadas en tus logros. Un simple listado de habilidades genéricas, al fin de cuentas, no dicen nada de vos. Lo mejor es demostrarlo con hechos escribiendo una oración corta. Si al reclutador le interesa saber más, te preguntará en la entrevista. Estos son algunos ejemplos:

 “Juego en el equipo de fútbol de la Universidad de San Andrés hace 8 años y, desde el 2015, me desempeño como capitana del equipo con el cual ganamos 3 veces consecutivas el torneo interuniversitario.”

“Practico golf en la Universidad de San Andrés hace 10 años donde pongo en juego constantemente mi capacidad analítica y de toma de decisiones.”

Si necesitás más ideas de cómo realizar un CV, Linkedin o pitch que hable de vos podés encontrar tableros en nuestra cuenta de Pinterest y ver las grabaciones de diferentes talleres en la sección de Desarrollo Profesional del Campus Virtual

Si querés comenzar a realizar un deporte podés escribir a deportes@udesa.edu.ar. Se puede ingresar en cualquier momento del año y no importa la edad o el nivel que tengas ¡podés aprender desde cero! También te invitamos a seguir sus redes sociales: Instagram, Facebook y Twitter.

¡Muchas gracias, Lili Moreno, por contarnos sobre el área y los aprendizajes que se llevan quienes lo practican más allá de lo estrictamente deportivo!

Seguiremos hablando sobre este tema durante todo el mes de junio en las redes sociales y talleres de Desarrollo Profesional.

>> Instagram / Facebook / Linkedin / Pinterest / Conectar UdeSA / Campus Virtual


 Comentarios

La novedad aún no tiene comentarios. ¡Sé el primero en comentar!

Para dejar su comentario, primero debe ingresar con su cuenta.

Conocé nuestro día a día

    Queremos estar cerca

    desarrolloprofesional@udesa.edu.ar
    conectar@udesa.edu.ar
    (+54 11) 7078-0400
    Int.: 4852 / 4854 / 4855 / 4870